2012-2013 baldessari

BALDESSARI

Inauguración sábado 6 de octubre de 2012

Proyecto Paralelo presenta la primera exposición individual de John Baldessari en la ciudad de México. En torno a una selección de obras recientes sobre papel, la exposición BALDESSARI se presenta como una lectura sobre los temas y los procesos con los que el artista ha construido una de las trayectorias fundamentales dentro del panorama de la historia del arte contemporáneo. El trabajo de Baldessari ha estado siempre vinculado a la fotografía y consecuentemente a los métodos de multiplicación de la imagen. La imagen fotográfica liberó a Baldessari de las limitaciones compositivas propias de la pintura tradicional y le permitió manipularla al extremo a través de superposiciones extrañas, fragmentaciones abruptas e inesperados ocultamientos que resultan en alegorías y narrativas dislocadas. En la obra de Baldessari la utilización del montaje demuestra que el sentido no procede orgánicamente del objeto, sino que se crea o se construye en la relación que se establece entre partes aparentemente aisladas.

A esta utilización de la fotografía –un medio documental por definición y que se vincula a la reproducción de la realidad- Baldessari suma el espectro cromático como una estrategia de orden que funciona tanto en el ámbito formal como en el simbólico. Los montajes que produce no sólo superponen imágenes, sino que combinan fragmentos de imágenes con esquemas de color. Esta irrupción de la abstracción encuentra en Baldessari su momento clave a mediados de los ochenta cuando introduce discos de colores para ocultar los rostros de los personajes que aparecen en las fotografías de las que se apropia. Los discos le permiten eliminar la individualidad de las figuras y crear tipos genéricos: el policía, el hombre de negocios, el boxeador. Borrar los rostros también quiebra la jerarquía visual convencional –siempre miramos primero el rostro- y fuerza al observador a examinar otros detalles que normalmente pasan desapercibidos. Pronto Baldessari empezó incluso a codificar los colores: rojo para el peligro, verde para la tranquilidad, amarillo para el caos o la locura, azul para el ideal platónico, etc. Al mismo tiempo, las expresiones faciales han fascinado a Baldessari durante años, cuando presenta gestos, éstos siempre llevan la convención de la idea de retrato al limite. En los trabajos más recientes lleva a cabo montajes de partes del rostro o del cuerpo reproducidas fotográficamente sobre un campo de color sólido que bloquea cualquier otro detalle. El resultado es una paradoja: una ausencia de identidad que retiene cierta personalidad.

En todas estas estrategias formales subyace el interés de Baldessari en las posibilidades de conexión entre el Arte y laimagen popular con el fin de revertir las convenciones de una y otra. Baldessari alude particularmente a la tensión que hay entre estos dos polos en su trabajo más reciente en el que a un fragmento de una imagen que parece icónica, yuxtapone los grandes nombres y movimientos de la Historia del Arte. En particular en el conjunto de obras que presenta Proyecto Paralelo, yuxtapone a Matisse con Andy Warhol. El resultado es una reflexión sobre la ubicuidad de la imagen artística y sobre las maneras en que –al igual que la imagen cinematográfica tan apreciada por Baldessari- está inscrita en el imaginario cotidiano.